¿Es financiable? Este es la gran duda que surge al hablar sobre la propuesta de lograr una cobertura universal de pensiones que proteja a todos los ciudadanos llegados a una determinada edad.

La respuesta que dan tres especialistas del Banco Interamericano de Desarrollo en el libro Mejores pensiones, mejores trabajos: Hacia la cobertura universal en América latina y el Caribe  es un rotundo sí: la cobertura universal de pensiones es posible y financiable.

Sin embargo, para lograr esta sostenibilidad es necesario hacer una reforma global, integral, transparente y eficaz que permita al sistema previsional cumplir con sus dos funciones: eliminar la pobreza en la vejez y mantener el nivel de vida de los trabajadores al dejar de trabajar.

¿Cómo? Su propuesta se basa en dos pilares indisolubles.

La creación de una pensión no contributiva universal antipobreza
Esta medida debe integrarse con el sistema general de pensiones, complementarse con una institucionalidad fiscal fuerte y compatibilizarse con un cambio en las reglas de juego, de forma que el sistema obligue a todos los trabajadores a ahorrar para su vejez, independientemente de su ocupación.

Apuesta decidida por la creación de empleo formal
La reforma pensional debe formar parte de forma indisoluble de una agenda de incremento de la productividad. Sólo un mercado en el que se impulse la formalidad laboral y atraiga a grupos que en la actualidad presentan un bajo grado de ahorro podrá hacer viable la cobertura universal de pensiones, en especial para aquellos de ingresos bajos y medios